Juntos y revueltos el periodismo y la literatura

Parece existir una relación de amor odio entre el periodismo y la literatura. Y es que son dos oficios que comparten una materia prima común: las palabras. Sin embargo uno y otra tienen puntos de desencuentro que han puesto a pensar a más de un teórico.

Estas son discusiones que se sostienen en el tiempo y que no parecen salir de las preocupaciones de escritores y periodistas. Tal vez una de las razones de estas eternas disputas es que muchas veces los periodistas escriben ficción y los escritores se dedican al periodismo.

Con tantas complejidades gremiales entre pensadores es imposible que estos conflictos de pensamiento se den. Muchas veces los literatos opinan que la literatura ha tenido que cumplir las funciones del periodismo como herramienta de denuncia porque este no lo hace, mientras que el periodismo le reclama a la literatura el facilismo sensacionalista con que enfrenta ciertos temas.

En fin, que parece la historia del huevo y la gallina. No obstante, ha habido momentos en el periodismo ha adoptado herramientas de la literatura y se ha presentado como un híbrido fascinante que combina realidad y belleza. A ese resultado que complementa forma y contenido se le ha denominado periodismo literario y de él existen grandes exponentes.

Sobre esta manera de contar la realidad hay que mencionar a un grupo de periodistas norteamericanos que a mediados del siglo pasado se les ocurrió contar sus historias de manera mucho más atractiva y rimbombante. A este fenómeno se le denominó Nuevo periodismo. Una de las obras que ha trascendido de esa época es la novela A sangre fría, de Truman Capote, que narra cómo dos sujetos asesinaron a una familia norteamericana. El libro está basado en un hecho real y es el resultado de la investigación del periodista y de sus diálogos con uno de los asesinos.

No obstante, los norteamericanos no fueron los únicos en destacarse en este campo, también América Latina ostenta grandes exponentes de esta manera de contar. Uno de los ejemplos es el libro de Gabriel García Márquez, Noticias de un secuestro, donde se habla del fenómeno colombiano de secuestrar periodistas involucrados en las investigaciones sobre el narcotráfico en la época de Pablo Escobar.

Lo importante si de periodismo y literatura se trata no son las disputas sino las obras que da fe de la calidad tanto de periodistas como de escritores y la trascendencia de los buenos textos.

About Periodista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *